Entrevista a Todd Palmer, actual director ejecutivo de la Bienal de Arquitectura de Chicago

Miércoles 6 de septiembre, 2017 por Rocio Roitman
PinExt Entrevista a Todd Palmer, actual director ejecutivo de la Bienal de Arquitectura de Chicago

Florencia Rodriguez, directora editorial de PLOT, conversó con el actual director ejecutivo de la Bienal de Arquitectura de Chicago, sobre su formación, su experiencia dentro de la museología, sus expectativas para la bienal de este año y los impactos que esta podría producir a corto y largo plazo.

Todd Palmer es Licenciado en Artes y previo a ser director ejecutivo de la Bienal de Arquitectura de Chicago, se desempeñó como director y curador de la National Public Housing Museum. Su experiencia curatorial se fundamenta en un profundo diálogo entre arquitectura, paisaje e historicismo con política y espacio público para apoyar el crecimiento de estudios emergentes y organizaciones transgresoras.

Palmer escribió para The New York Times, ArtNews y Domus y es invitado por diferentes organizaciones internacionales a dar conferencias con temáticas que van desde lo arquitectónico, cultural, diseño y tecnología hasta museología, urbanismo y planificación.

En PLOT 37 publicamos en detalle obras de la oficina de arquitectura Johnston Marklee, con una entrevista a Sharon Johnston, Mark Lee, titulares del estudio y encargados de la curaduría de la bienal de este año que se llevará a cabo del 16 de septiembre hasta el 1 de julio de 2018.

ToddPalmer CourtesyChicagoArchitectureBiennial 520x780 Entrevista a Todd Palmer, actual director ejecutivo de la Bienal de Arquitectura de Chicago

Florencia Rodríguez: ¿Cuándo empezaste como director ejecutivo para la Bienal de Arquitectura de Chicago? 

Todd Palmer: Empecé en octubre de 2016. Anteriormente había sido director social y curador en la National Public Housing Museum, institución que en 2015 colaboró junto a la primera Bienal de Chicago. Para el Museo, esta colaboración sirvió como plataforma para expandir su audiencia. Un año después me convocaron a unirme como director ejecutivo de la bienal.

FR: ¿Te formaste como arquitecto?

TP: Si, hice un máster en historia y teoría de la arquitectura en la Universidad de Princeton y otro en arquitectura de la Universidad de Columbia. En 1993 me tomé un descanso y me dediqué a enseñar en colegios secundarios, luego trabajé como diseñador ejecutivo en Nueva York. Tiempo después me introduje en el mundo de los museos donde finalmente me quedé durante muchos años y si bien el último museo en el que trabajé fue el National Public Housing Museum, los años anteriores fueron principalmente en museos que se enfocaban en cuestiones sociales.

FR: ¿Cómo creés que será tu contribución personal a la bienal a largo plazo?

TP: Lo veo desde una perspectiva exterior, pero también como arquitecto, para mi es una iniciativa cívica. Existe también una idea de planificación urbana a nivel cultural. La cuestión es cómo la cultura, mejora la ciudad a través de la arquitectura. Creo que mi relación específica con el National Public Housing Museum y con los barrios y las culturas afroamericanas está llevando a esas ideas devenidas de mi experiencia a un diálogo global en Chicago. ¿Cómo podríamos abordar estos temas y hacerlos más sensuales a las conversaciones que están pasando a un nivel internacional? Creo que hay algunas oportunidades muy fuertes en reunir y hablar de esos temas.

FR: Los enfoques de la disciplina están cambiando. Aunque no me guste la palabra, los starchitects también representan nuevos rumbos en la disciplina ¿Creés que la bienal esté reflejando eso?

TP: Creo que sí. La primera bienal trabajaba sobre el estado del arte y la arquitectura y pienso que la bienal de este año responde a un cierto tipo de contexto con ideas de precedentes y de ideas de que para innovar hay que partir de un contexto económico y social, que a su vez permitirán debates globales más comprometidos en términos locales, involucrando inclusive a personas que están completamente desvinculadas del universo de la arquitectura y de los desarrollos inmobiliarios. 

FR: Hiciste mención acerca de la idea de una exhibición cívica ¿Cómo creés que es la audiencia de la bienal o cómo te gustaría que fuera?

TP: Hablamos mucho sobre eso y estamos avanzando en esta dirección. Si no se contempla la noción de usuario, sería un fracaso. Si lo hacemos a puertas cerradas sería casi como una discusión de académicos. Es importante que se abra a los niños de las escuelas y para eso tenemos un gran programa que convoca a 15.000 estudiantes de escuelas secundarias, principalmente de Chicago y pronto de México y Berlín, y queremos que esta iniciativa se expanda por todo el mundo. Creo que es realmente poderoso y es una manera para que los arquitectos que ejercen hoy hagan accesible su trabajo y pensamiento. Ya está sucediendo a diferentes niveles, las distintas formas en que un joven puede comprometerse con el trabajo es emocionante. Luego que todo el mundo participe: visitantes, estudiantes, público cultural y luego la propia disciplina, teniendo una conversación sobre el futuro del mundo.

FR: ¿Creés que hay algunas consecuencias de la bienal que se puedan medir a corto plazo?

TP: Sí, lo creo. Hay un impacto, algunos legados que estamos empezando a entender aunque es difícil anticipar consecuencias. Ahora estamos mirando hacia atrás y diciendo “oh, aquí hay algunos elementos que estamos descubriendo” y luego pensaremos cuáles son los impactos que realmente nos gustaría producir. Recientemente una mujer me dijo “la bienal cambió mi vida” en un sentido que le abrió los ojos pensar en infraestructuras cívicas ya que el trabajo busca crear raíces alrededor de esa idea. El National Public Housing Museum fue un proyecto que no estaba en boca de nadie y ahora por ser parte de esta plataforma, la ciudad empezó a prestarle atención. Creo que tenemos dos cuestiones: la ciudad y los participantes. No queremos montar la bienal como un circo de arquitectura que viene a un pueblo y luego se va. Creo que Sharon (Johnston) y Mark (Lee) están haciendo un trabajo maravilloso incluso pensando en el campo de la cultura como un lugar para que algunas obras que quedaron olvidadas vuelvan a ser parte de la escena contemporánea…Make new history [Hacer nueva historia] es la temática institucional.

FR: Estas nuevas bienales y trienales representan un fenómeno que está creciendo en el mundo. Como estás formado en el estudio teórico te pregunto ¿por qué creés que se está expandiendo de esa manera? ¿Es por el formato? ¿Qué es lo que la plataforma de la bienal ofrece para la discusión?

TP: Es una buena pregunta. Creo que probablemente es la confluencia de muchas cosas. La exhibición es una oportunidad para pensar y practicar de una manera diferente, más experimental. En contraposición a los stararchitects, aquí hay una enorme cantidad de recursos destinados a una arquitectura excepcional con la que no tenemos posibilidad de encontrarnos en la vida diaria, como los médicos que experimentan antes de llevarlo a la realidad. Me gusta pensar que hay un espíritu colaborativo y no de competencia. Cabe reflexionar que en el momento que atraviesan las ciudades hoy, la era Trump y otros movimientos, ¿cómo construimos una especie de gobierno entre ciudades? Es importante estar en diálogo. Tal vez las bienales son la forma de experimentar ese tipo de intercambio. Pero no sé, no he estudiado todas las bienales o por qué existen, estoy especulando.

FR: Creo que es un comentario interesante, quizás es una manera de romper con los límites de la historia, generar un compromiso con la ciudad, y que todo eso pueda llegar a un público más amplio con las exhibiciones de la bienal. Al mismo tiempo la experimentación a través de los debates es una gran contribución a la disciplina. Me interesan estas exposiciones porque son muy, no sé si esta palabra existe… “absorbibles”, se absorbe y se aprende mucho más fácilmente que a través de un texto.

TP: Hay nuevos medios. Creo que el valor del arquitecto no pasa por participar o no en este medio, creo que los arquitectos que no están participando en exposiciones, también piensan en el ciudadano cuya comprensión de la arquitectura será la apreciación del trabajo final: amarlo u odiarlo. Al finalizar un edificio, sus únicas opciones de experimentarlo son de un tipo de aproximación antigua. Hoy se podría hacer una presentación de plantas y cortes que podrían ser expuestos o mostrados previamente. No estamos creando un público cercano, sino una distancia entre arquitectura y audiencia, las personas no logran experimentar el proceso. Creo fundamental promover la relación entre arquitectura, poder y el público. Es realmente interesante formar medios de comunicación para involucrar al público de una manera muy diferente.

FR: Es bueno tener un edificio para la bienal, la casa de la bienal.

TP: ¿Te referís al centro cultural? Es nuestro hogar para momentos sociables como un escenario cultural, un tipo de palacio público, un espacio cívico. Hay galerías en la planta superior y en la planta baja, se siente como una extensión de la calle, como una biblioteca, que lo era originalmente. Desafortunadamente las bibliotecas hoy son el lugar donde concurren personas con menos recursos. La casa de la bienal no es un museo, no tiene puerta, no tiene boleto de ingreso, y se convirtió en una especie de espacio holístico donde la experiencia todo lo cambia. Creo que Sharon y Mark se están divirtiendo pensando en todas las implicancias que tendrá la exhibición desde un punto de vista operacional y pensando en un público amplio, desde niños hasta personas que circulaban allí todos los días, el personal y los visitantes.

FR: ¿Estás trabajando en un catálogo o algo similar?

TP: Sí, habrá un catálogo. También estamos pensando en una plataforma, como no teníamos una guía gratuita de la ciudad, para cada institución que quiere ser parte de ella, como por ejemplo el Instituto de Arte de Hyde Park. Así esperamos que la gente, al llegar a Chicago, comience su paseo por aquí pero que luego pueda ver la ciudad entera y apreciar cómo los arquitectos que trabajan con artistas y ciudadanos mejoran el vínculo con la ciudad alrededor de las temáticas que Mark y Sharon proponen. 

FR: La última pregunta tiene que ver con una cuestión personal ¿has logrado, o qué esperás lograr en la próxima bienal?

TP: Bueno, la broma que tenemos es que con la segunda bienal se convierte en bienal (risas). Me interesa pensar esta pregunta según su posible impacto sustentable ¿cómo hacemos para ser sustentables en el campo de la disciplina en el mundo y todas las diferentes geografías que existen? Contando con una única edición es pronto para sacar conclusiones. Por otra parte, hay países enteros que no están en la lista de participantes y me gustaría poder integrarlos todos. Hay cuestiones, lugares e ideas a la que no podemos acercarnos fácilmente. Así que ¿cómo podemos abordarlos de una manera que sea significativa? Aún no tengo la respuesta. 

FR: Muchas gracias.

 

 

 

PinExt Entrevista a Todd Palmer, actual director ejecutivo de la Bienal de Arquitectura de Chicago

Posts Relacionados:

Templo para la lectura
Concurso OPPTA: Intervenciones para la Emergencia
Un prisma icónico
Cita obligada
Auditorio en el valle
Transparencia estructural
Suscribite a PLOT!